Testimonio 5

Testimonio

Probé este juego con un niño del que no podía adivinar ni su vivacidad y la descubrí gracias a él. En cuanto girábamos una carta, ya estaba imitando la postura. ¡Sorprendente!